Artículos

La importancia de los cursos de capacitación en la satisfacción de los empleados

 

La satisfacción laboral -de acuerdo al psicólogo estadounidense Edwin Locke- es "un estado emocional positivo y placentero resultante de la percepción subjetiva de las experiencias laborales del sujeto".

Por lo tanto, cada empleado compara su realidad en el trabajo con los estándares personales que tiene y, en base a eso, establece su nivel de satisfacción.  

La satisfacción en el trabajo tiene dos dimensiones básicas: cognitiva y afectiva, cada una de ellas se compone de 4 elementos que las empresas deben tener presentes y gestionar:

Cognitiva Afectiva
  • Condiciones laborales
  • Oportunidades de crecimiento y desarrollo
  • Resultados del trabajo
  • Naturaleza del trabajo en sí 
  • Sentimientos
  • Emociones 
  • Placer / Displacer
  • Felicidad / Infelicidad

Es dentro de la dimensión cognitiva en donde se encuentra el área de influencia de la capacitación. Las oportunidades de crecimiento y desarrollo se potencian a través de la capacitación y son determinantes para que un empleado esté satisfecho.

Los seres humanos amamos progresar y aprender, es parte del componente aspiracional que define nuestra especie. Por eso no es de extrañar que, sin importar el cargo ni trayectoria, todos los empleados deseen aprender y entrenarse constantemente.

SI dicho deseo es atendido por la empresa -brindando capacitación-, tiene un impacto profundo y duradero en los trabajadores porque genera experiencias y emociones que nutren sus aspiraciones personales y profesionales. Por ende la satisfacción generada es sostenible en el tiempo y se fortalece, en lugar de ser momentánea y aislada, como suele suceder con los incrementos de salario y ascensos.

Estudios y tendencias recientes, indican que:

  • El 65% de los empleados considera que la capacitación y las oportunidades de desarrollo afectan positivamente la actitud que tienen ante el trabajo.
  • Entre mil personas entrevistadas, el 19% no se siente satisfechos ya que no tienen las herramientas que necesita para hacer su trabajo, no saben qué se espera de ellos y su jefes no los escuchan. Es decir, que la gran parte de la insatisfacción se origina en aspectos que pueden subsanarse con cursos de capacitación en relacionamiento, comunicación efectiva, asertividad y empatía.

Sentirse valorado 

Las empresas que están en sintonía con el entorno saben que tienen el reto de mantener a sus empleados satisfechos y se abocan a ello. El impacto de la capacitación en el logro de ese objetivo es tan alto, que se estima que -durante el 2018- la principal razón para abandonar el empleo ha sido la falta de oportunidades para aprender y desarrollar habilidades.

Alfonso Ochoa, Gerente General de DNA Human Capital, afirma que “los profesionales talentosos siempre tienen la inquietud de aprender y desarrollarse. Si la compañía le da la opción de capacitarse, ya sea a través de cursos, talleres, MBA, coaching, será un valor fundamental que el ejecutivo evaluará en el momento de cambiarse”.

En las empresas que ofrecen capacitación y oportunidades de desarrollo se evidencia un mayor bienestar entre sus trabajadores. Lograr que el empleado se sienta valorado por la empresa es, quizás, el gran objetivo de la gestión de recursos humanos: esa sensación alimenta la satisfacción de forma sostenible.

¿Por qué es importante que la capacitación sea continua?

Para beneficio de la empresa, la capacitación continua le permite contar con un equipo que conoce el entorno y tiene las herramientas y conocimientos para responder ante él de forma exitosa. También atrae a los mejores talentos hacia ella y habilita a los empleados para poder asumir distintas funciones y roles, lo que le da flexibilidad en cuanto a gestión y potencial del recurso humano.

En paralelo, es posible fortalecer los aspectos psicológicos de los trabajadores, tales como la motivación, el compromiso y el orgullo respecto al trabajo realizado. El empleado se siente a la vanguardia como profesional, preparado para asumir nuevos retos y capaz de aportar valor, lo que le genera satisfacción de forma natural.

La capacitación continua eleva a la empresa a un nivel en el que todos los empleados sienten orgullo, felicidad y satisfacción por su trabajo y por pertenecer a una organización que les brinda oportunidades reales de desarrollo y crecimiento.

Múltiples opciones para que la capacitación sea parte del día a día

Actualmente, existen muchas opciones para brindar capacitación a los empleados, por ejemplo, cursos in company, cursos online, convenios anuales, financiamiento compartido empresa-trabajador, programas personalizados, entre otros.

Independientemente de la modalidad que se escoja, es importante que las empresas seleccionen una institución reconocida y certificada, cuyos cursos de capacitación tengan altos estándares de calidad. Adicionalmente, la ubicación de dicha institución es un punto a considerar para que la asistencia a los cursos presenciales sea viable, por lo que debería ser céntrica y de fácil acceso en transporte público y privado.