Artículos

¿Cómo se beneficia una empresa que capacita a sus trabajadores?

 

En una capacitación laboral, un experto transfiriere a los empleados una serie de conocimientos y habilidades que les permiten mejorar su desempeño dentro de la organización.

Teniendo en cuenta esto -y que el capital humano es uno de los principales motores de una empresa- los seminarios, talleres, cursos para trabajadores y demás programas de formación en el ámbito empresarial son instancias de vital importancia, porque aportan importantes beneficios directos para el negocio. 

Entre los principales, vale la pena destacar 7: 

1. Mayor satisfacción laboral y moral entre los empleados

Diferentes estudios han revelado que la mayoría de los empleados (65%) espera recibir capacitación laboral en la empresa para la que se desempeñan. Por lo tanto, una buena manera de mantenerlos satisfechos es brindándoles programas de formación en el trabajo que les aporten a su desarrollo profesional y, al mismo tiempo, ayuden a la empresa a tener personal preparado para la consecución de objetivos específicos.

Los cursos para trabajadores, además de ser empleados como mecanismos de recompensa, también pueden hacer las veces de catalizadores de cambio continuo e impulsores de desarrollo tanto individual como organizacional: cuando el empleado tiene acceso a capacitación se siente valorado, incrementando el sentido de pertenencia.

Todo esto se traduce en mayores índices de satisfacción y compromiso. Un beneficio directo para la empresa pues, entre más satisfechos y comprometidos estén los trabajadores, mayores posibilidades hay de generar un buen clima laboral y obtener un aumento en la productividad. 

2. Mayor motivación de los empleados

Todo trabajador necesita sentirse motivado y, aunque algunos se mueven solo por dinero, la mayoría prefieren el buen clima laboral y las oportunidades de desarrollo profesional. De hecho, el no poder crecer profesionalmente es la principal razón por la que los empleados buscan otros puestos de trabajo

En ese sentido, la capacitación juega un rol de suma importancia para elevar la motivación de los trabajadores, algo sumamente relevante para cualquier organización dado el impacto positivo que puede llegar a tener en los niveles de eficiencia y productividad.

3. Mayor capacidad para adoptar nuevas tecnologías y métodos

Si no quieren morir en los próximos años, las empresas deben comenzar un proceso de transformación digital que implica la adopción de herramientas tecnológicas de vanguardia y nuevas metodologías de trabajo. En ello, tener personal especializado es fundamental, y una de las mejores formas de conseguirlo es con la capacitación. Ciertamente, es mucho más rentable que cambiar la planta de personal.

4. Menos rotación de empleados

Una encuesta realizada por la Revista CED reveló que, para el 70% de los empleados, la formación laboral y las oportunidades de desarrollo profesional influyen directamente en su permanencia en una empresa.

Lo anterior está muy en línea con la encuesta mundial de LinkedIn "¿Cómo y por qué los trabajadores cambian de empleo?", la cual mostró que el 45% de ellos abandonaron sus trabajos al estar preocupados por la falta de oportunidades para progresar. No se puede obviar el papel de la capacitación en la retención de talento. 

5. Mejoría en la imagen de la empresa

Tener una buena estrategia de capacitación mejora automáticamente el employer branding de la empresa pues, al ofrecer oportunidades de formación, se hace más atractiva para el mercado laboral.

Por otro lado, hay que tener presente que varios programas se pueden centrar en potenciar las habilidades blandas: ética profesional, comunicación, relaciones sociales, liderazgo, etc. Esto deriva en la formación de colaboradores capaces de representar la marca de mejor forma: si se tiene en cuenta que gran cantidad de ellos tiene contacto directo con clientes y socios, la imagen de la empresa podría verse altamente beneficiada.

6. Mayor productividad

La sola adquisición de habilidades técnicas hace que los empleados sean mucho más eficientes, precisos y rápidos en el desarrollo de su labor. Pero vale la pena ver un poco más allá el impacto de los cursos para trabajadores en la productividad.

De acuerdo con el informe sobre capacitación laboral en América Latina 2016 -colaboración entre el Diálogo Interamericano y la red Laureate International Universities- “los niveles de habilidades de la fuerza de trabajo en la región continúan siendo bajos en comparación a países desarrollados”. Esto se traduce, según el estudio, en deficiencias de productividad que limitan el crecimiento económico de los estados. De hecho, usando la misma cantidad de recursos, la productividad de Latinoamérica es 25% más baja que la de Estados Unidos, país en el que la formación y las capacitaciones laborales son de extrema importancia.

7. Genera mayor rentabilidad y ahorro de costos

Como ya se señaló, los trabajadores capacitados son capaces de producir más con los mismos recursos, versus aquellos que no poseen formación laboral. Esto deriva en mayores utilidades para la empresa. 

También hay que tener presente que los empleados con una buena capacitación en el desarrollo de sus tareas pueden cometer menos errores y generar menos accidentes, porque saben cómo cumplir con sus obligaciones de forma segura y conocen los riesgos de no hacerlo. En ese sentido, las empresas pueden reducir significativamente los costos asociados a este tipo de eventualidades.

De acuerdo con el informe citado anteriormente, solo el 10% de la Población Económicamente Activa (PEA) recibe alguna capacitación anualmente. Un índice muy bajo que, sin embargo, puede beneficiar a las empresas que adopten programas de formación, pues se harían acreedoras de estos beneficios y obtendrían una importante ventaja competitiva.