Artículos

Futuro laboral: las habilidades más valoradas por las empresas

La tecnologización del entorno empresarial ha transformado por completo la forma tradicional en que se desarrollaban algunos procesos y, a futuro, amenaza la existencia de ciertas labores. De acuerdo con un estudio de McKinsey, cerca del 60% de todas las ocupaciones tienen -al menos- un 30% de actividades técnicamente automatizables. Esto se significa que gran parte de los empleos cambiarán y que las personas tendrán que adquirir habilidades para adaptarse al nuevo contexto. Eso es un hecho. 

América Latina no es ajena a este proceso. Según un estudio de Accenture Research sobre las habilidades para el trabajo en la era de las máquinas inteligentes, las empresas de la región también son parte de las dinámicas de tecnologización, fenómeno que podría producir un alto impacto en las dinámicas laborales porque, de acuerdo con el modelo de análisis del estudio, uno de cada cuatro trabajadores en la economía formal en LATAM -es decir, cerca de 38 millones de personas- ocupan empleos sumamente automatizables. 

Sin embargo, la adquisición de conocimientos que permitan enfrentar este escenario es solo una parte de las habilidades laborales más importantes. Después de todo, puede que un trabajador domine ciertos software o cuente con estudios que lo validen como eminencia en determinada área, pero si tiene problemas para trabajar de forma colectiva, es poco creativo o no tiene capacidad autocrítica -por poner algunos ejemplos-, difícilmente estará en la mira de las empresas.

Atendiendo a lo anterior -y de acuerdo con el Informe sobre el futuro del empleo del Foro Económico Mundial 2016- los empleadores también consideran importantes las habilidades prácticas y humanas que permitan a los trabajadores desarrollar sus tareas con éxito. De todas, las siguientes constituyen algunas de las más importantes:

1.Habilidades de equipo

Sin duda, se trata de una de las habilidades laborales más importantes en la actualidad, y lo seguirá siendo en el futuro. Es posible que -producto de la tecnologización del mercado- las máquinas se encarguen de tareas rutinarias e individuales, pero son las personas quienes tienen la tarea de deliberar, compartir ideas y fomentar el desarrollo de tareas grupales.

De igual manera, el desarrollo de las competencias de equipo abre camino para desarrollar habilidades de liderazgo. Son los líderes quienes favorecen el trabajo colaborativo y los que se encargan de planificar y ejecutar estrategias que lleven a los distintos departamentos o áreas de una compañía al éxito.

Atendiendo a lo anterior, existen cursos como Excelencia en el Liderazgo de Equipos de Trabajo -impartido por la Universidad Católica de Chile- que son de gran ayuda para adquirir y fortalecer esta habilidad. 

2. Creatividad

La creatividad es indispensable en cualquier puesto labora, pues permite innovar procesos e inspirar a las personas en la producción de ideas benéficas para el negocio. 

3. El pensamiento crítico

En la medida que aumenta la automatización de procesos, la combinación entre lógica y razón se torna cada vez más importante, pues las máquinas no pueden tomar decisiones con respecto al manejo ético de la tecnología ni debatir en torno a decisiones.

4. Resolución de problemas complejos

Para 2020, 36% de todos los puestos de trabajo requerirán esta competencia como una habilidad central ¿La razón? La tecnología simplifica procesos, pero también crea nuevos problemas que requieren una solución rápida, como saber qué tareas son más importantes que otras o evaluar qué escenarios son los más adecuados ante alguna eventualidad.

5. Inteligencia emocional

El principal elemento de toda empresa son sus trabajadores, por lo que la capacidad de establecer relaciones interpersonales amenas y saber cómo interactuar con otros es fundamental. Siendo así, la inteligencia emocional es otra de las habilidades laborales más importantes, algo que tiene un impacto directo en el clima laboral y, por ende, en la productividad

6. Juicio y toma de decisiones

Entre más datos recopilen las organizaciones, más y necesitarán de trabajadores que puedan usarlos para tomar decisiones inteligentes. En ese sentido, el buen juicio y la capacidad de tomar decisiones acertadas son habilidades indispensables para el buen funcionamiento de toda empresa.

Como ves, el conocimiento técnico no es todo: las empresas necesitan trabajadores con determinadas habilidades blandas pues, en un mundo cada vez más competitivo y globalizado, los profesionales que cuenten con las características mencionadas serán piezas fundamentales en toda estructura organizacional.