Artículos

A medida que la tecnología avanza y los métodos de trabajo mejoran, surge la necesidad de que las personas adquieran conocimientos, habilidades, valores y capacidades necesarias para afrontar los retos. 

En ese sentido, una de las mejores formas de lograr el conocimiento y las competencias necesarias es a través de la capacitación.

Además, el hecho de estar expuestos a una capacitación pertinente y coherente conlleva un crecimiento y desarrollo laboral más eficiente.

La importancia de capacitarse constantemente

Uno de los principales problemas de Latinoamérica es que tiene la brecha de habilidades más grande del mundo. La formación no siempre responde a la realidad actual, donde los empleados necesitan perfiles cada vez más especializados.

La realidad es que los profesionales se enfrentan a un entorno y mercado laboral dinámico, con empleos y tecnologías que nacen continuamente, por lo que es esencial que se interiorice la importancia de capacitarse constantemente. 

Es una oportunidad que les permite adaptarse rápida y efectivamente a los cambios y a las complejidades del mercado actual.

Características personales de quienes reciben capacitación constante

Ahora bien, a través de los cursos de capacitación se aprenden habilidades técnicas específicas que nunca dejarán de ser importantes, pero cada vez cobran más importancia las habilidades suaves (o transversales).

La buena noticia es que durante el proceso de capacitación también se adquieren habilidades blandas, que están más ligadas al desarrollo de características personales. 

Estas habilidades no están relacionadas específicamente con un trabajo, sector u ocupación, sino que pueden exportarse a cualquier ámbito, incluso al día a día para llevar una vida más saludable, productiva y feliz.

Las siguientes son las habilidades blandas más demandadas y que puedes desarrollar con la capacitación:

  • Inteligencia social: habilidad para comprender y gestionar las emociones propias, así como las de otras personas en el entorno.
  • Pensamiento innovador y adaptativo: es la capacidad de aportar soluciones y respuestas que van más allá de lo convencional.
  • Culturalidad: los profesionales deben ser capaces de atravesar las barreras culturales y de diversidad para centrarse en los objetivos.
  • Comprensión cuantitativa: se trata de la habilidad para comprender e interpretar datos estadísticos.
  • Mentalidad creativa: habilidad crucial para los profesionales que quieren liderar los caminos de la innovación en una empresa.
  • Pensamiento crítico: se trata de la habilidad para tomar las mejores decisiones con base en una visión única y crítica.
  • Transdisciplinariedad: es la capacidad para atravesar los límites disciplinarios y entregar un enfoque holístico.
  • Gestión del conocimiento: se refiere a la habilidad para estructurar, clasificar y etiquetar la información eficazmente.
  • Colaboración virtual: en un entorno cada vez más digital y donde el teletrabajo se ha hecho vital, el profesional debe ser productivo desde su propio espacio.

Gracias a los cursos de Capacitación y Desarrollo UC, los profesionales tendrán la oportunidad de tener un crecimiento y desarrollo laboral constante, donde pueden desarrollar tanto habilidades técnicas como destrezas transversales.