Ser organizado en el trabajo: una de las claves del éxito ​Dejar de seguir


Entre los factores que influyen en el desempeño laboral de cada persona, la organización es uno de los más importantes. A continuación, algunos útiles consejos sobre cómo ser organizado en el trabajo, algo clave para mejorar el rendimiento en el cotidiano.

Diferencia entre tareas urgentes e importantes

Al pensar cómo organizar tareas en el trabajo, surge la necesidad de diferenciar las importantes de las urgentes. Muchas veces estos conceptos tienden a confundirse, y la falta de organización puede conducir a resolver labores sin responder a ninguno de ellos.

A grandes rasgos, podemos decir que lo importante responde a las metas de la empresa. Por ejemplo: “Hacer una campaña promocional para captar nuevos clientes”. En cambio, lo urgente tiene que ver con el tiempo que toma ejecutar una tarea y los plazos para entregarla. Un ejemplo de ello sería “la nómina de pagos debe estar lista a fin de mes”.

Lo óptimo entonces es cumplir con un orden de prioridades, y evitar que se acumulen tareas urgentes.

Mayor productividad

La organización es clave para aprovechar al máximo el tiempo, uno de los activos más valiosos en el entorno empresarial. Cuando se logra, es posible mejorar el desempeño y, con ello, aumentar la productividad.

Una mejor organización en el trabajo permite cumplir de mejor forma con los compromisos cotidianos, logrando mejores resultados que actuar sin analizar la totalidad del panorama.

Optimización del tiempo

Para optimizar el desempeño laboral y lograr llevar a cabo la lista de tareas, surge el concepto de sistematización, que permite cumplir detalladamente con los planes de la empresa, reduciendo tiempos muertos o períodos improductivos.

Estrategias para potenciar la organización y el desempeño laboral

Algunas de las principales acciones que se pueden realizar para mejorar la organización son:

1. Realizar un catastro de tus labores

Si nos preguntamos cómo organizar tareas en el trabajo, una medida sencilla es registrar las actividades que se encuentra en progreso y las que están terminadas, para determinar dónde se pierde o gana tiempo. Para ello se pueden utilizar software como Effiwork, Wunderlist, Asana y Trello.

2. Apartar las distracciones

Revisar los mensajes de WhatsApp o ingresar a alguna red social son solo algunas de las distracciones cotidianas que afectan el desempeño y la organización. Por eso, al inicio de cada jornada, procura evitar incurrir en estas acciones, manteniendo foco en tus compromisos.

3. Establecer reuniones efectivas

Cuando se logran organizar reuniones efectivas, dentro del equipo de trabajo mejoran las relaciones de cooperación y colaboración. Esto, además, deriva en un clima laboral más grato, ya que se evitan conflictos por falta de comunicación y cada miembro sabe lo que tiene que hacer en su día a día.

4. Capacitación constante

Una de las formas de conseguir nuevas herramientas para ser organizado en el trabajo es tomar cursos enfocados en ello.